Advertisement

Entre el 21 al 25 de febrero, la feria Urvanity cobrará vida en una nueva sede, más acorde con sus necesidades y sus aspiraciones, más amplia y mejor comunicada con la ciudad, como es LA SEDE del COAM

Los festivales se rifan a una banda que se ha convertido en un secreto de culto del panorama nacional indie, 'mientras que la gente quiera que toquemos, vamos a seguir tocando'

Julio es chino de nacimiento, pero tras catorce años en España, también tiene algo de aquí. En sus gestos es puro fuego, el mismo que abraza a su wok de hierro y el mismo que enciende su cabeza con mil ideas más veloces que sus palabras, que salen atropelladas en un español de la calle que 'mola' (como él mismo dice).  

La banda madrileña se juntó para tocar por primera vez hace 20 años. Con su nuevo disco bajo el brazo Mismo sitio, distinto lugar, comienza una gira que nace en Lima el 1 de marzo y culmina el 30 de junio en el Guggenheim de Bilbao
 

No es de las que hace promesas y propósitos para el año nuevo. Es más de valorar lo que ha hecho en el anterior, si está donde quería estar para replantearse hacia dónde quiere ir. El 2017 le ha cundido y el nuevo año seguirá ese camino. Irene Escolar pide al 2018 más oportunidades

Es uno de los integrantes del aclamado Novo Cinema Galego, que se asoma en sus obras al paisaje gallego para retratar su espesa naturaleza. El videoartista y cineasta Lois Patiño se llevó con su primer largo, el documental Costa da morte , el premio al mejor director emergente en el Festival de Locarno, entre otra docena de galardones internacionales

ElYELLA cierran los más importantes festivales nacionales, convocan hordas de fans y revientan salas como el Ochoymedio o La3. Se han ganado un lugar privilegiado en el panorama musical como DJ 'indies'. Un fenómeno que ha conseguido girar todas las miradas hacia su propuesta escénica creando una original experiencia musical y un espectáculo de emociones

La serie Paquita Salas fue la antítesis de la lógica y se convirtió en el proyecto audiovisual más celebrado de 2017. La webserie, dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi, reivindicó el patetismo desde la naturalidad y todos quisimos ser amigos de esa representante de artistas a la que nunca dejaríamos cuidar de nuestros hijos. Detrás de ese personaje está Brays Efe
<
>

 
La música de las fotos irrepetibles
 
 
Si las fotos de David Stewart fueran música, servirían como banda sonora de intriga. Pero con temas pegadizos, como si los Queen of the Stone Age hicieran la canción del verano. Y el fotógrafo inglés se habría llevado ya un par de Brits pues máquina en mano, y dedicando gran parte de su tiempo a la fotografía comercial, se ha hecho, por ejemplo, con el importante Taylor Wessing Portrait. Le gustan los musicales, por algo es portadista en esta edición de El Duende. 
 
En sus primeros años de carrera, hizo fotos a The Clash o los Ramones. Hacer fotos a músicos, ¿ya no es lo que era? Yo hice aquellas fotos en los años del punk, la década de los 70. Las bandas ensayaban y tocaban en locales pequeños, y era mucho más fácil acceder a ellas. Personalmente, ya no me interesa. Ni siquiera hacer fotos de personajes conocidos. Solo suelen estar disponibles durante las promociones de sus obras, y eso creo que ya posiciona al fotógrafo en una situación de desventaja. Además, a menudo se rodean para esa promoción de equipos sin ningún criterio artístico, que entorpecen la libertad creativa. Me interesa más hacer fotos sobre las que yo tenga el control, sin tener que contentar a nadie.
 
Pero usted trabaja en fotografía publicitaria. En realidad, trabajo haciendo proyectos personales, y mi agente le muestra mi portfolio a marcas comerciales. Con este sistema, empecé a trabajar muy pronto en campañas.
 
¿Cómo ha cambiado la fotografía publicitaria desde que usted comenzó? Creo que lo que ha cambiado es el contenido de la publicidad. Ahora todo es más naif, políticamente correcto. Hay que andarse con pies de plomo para no ofender a nadie. Ocurre lo mismo en la fotografía de prensa, en las webs, en el merchandising… Cuando yo comencé, además, todo era más visual, más evocador, menos obvio. Se concretaban menos los conceptos. Quizá por eso la publicidad de hace años tiene más reconocimiento que la actual, porque era mucho más que una mera promoción. Era arte. 
 
 
Sus fotos son un cóctel de humor, misterio, sordidez… Mi humor es bastante británico, probablemente en otras partes del mundo lo percibáis como excéntrico. Creo que a menudo la gente se identifica con lo que ve mis imágenes, y al verse hiperbolizada, sonríe. A menudo, me resultan más cómicas las situaciones reales que las ficciones, porque se vuelven surrealistas. No hay nada más extraño que la vida real. Intento resultar divertido pero también provocar, cuestionar cosas, incluso aunque me tilden de cruel.
 
Ganó el Taylor Wessing Photographic por un trabajo sobre adolescentes. Estoy rodeado de adolescentes. Mi hijo, mi hija, sus amigos. Eso me ha hecho pensar en ellos y en parte de lo que representan: el futuro. Y he querido plasmar mi preocupación por el mundo excesivamente virtual en el que vive esta generación, creo que les puede causar inseguridades en el mundo real. Es más, la capacidad de atención de todos nosotros, no solo de los adolescentes, ha disminuido debido a la interacción con la tecnología. Pasamos demasiado tiempo entre pantallas. No hay espacio para soñar.
 
La fotografía se ha popularizado muchísimo. ¿Se va a quedar usted en el paro? Eso es lo que se cree todo el mundo, que puede ser fotógrafo por tener una cámara de fotos en el móvil. Yo sé tocar algunos acordes con la guitarra, y no me considero guitarrista. No creo que mi trabajo esté en riesgo, pero es verdad que hay quien pretende rebajar honorarios por esta democratización. Como si la calidad de un trabajo dependiera solo de tener la tecnología.
 
¿Le gusta el teatro musical? Sí, me parece muy divertido. Me gustó The Book of Mormon y Jerry Springer: The Opera.
 

'La fotografía publicitaria es muy naif. Antes todo era menos obvio'